Pecosa y fatal

por Mauricio González Lara

casse

Va un sentido y sincero homenaje a los poderes de seducción de una genuina “femme fatale”.

Todos las hemos visto, así sea sólo en las fantasías más húmedas de nuestra calenturienta psique: esplendorosas y sensuales, emergen de una neblina oscura de vicio y tentación para apoderarse de nuestra alma. ¿Para qué negarlo? Desde un inicio nos sabemos utilizados y desechables; la promesa de la carnalidad plena nos obnubila y gozosos caemos en el infierno. Arder y explotar, una y otra vez. Lamentablemente, una vez en las garras del monstruo, todo es vapor que se consume con desgarrada velocidad. El más patético de los escenarios se materializa en realidad inexorable: ridiculizados y destruidos, intentáremos darle sentido a la caída, pero todo será inútil. Contra el maleficio de la mujer fatal, esa bestia cuyos hechizos pueden transformar al más centrado de los hombres en un triste muñeco de trapo, no hay escape.

Pero basta de chaquetas mentales: gusanos comunes y corrientes como tú y como yo nunca conocerán frente a frente a una clásica e iconográfica femme fatale, es decir, a esa guapísima y maligna mujer con encantos capaces de llevar a sus víctimas a suspender toda racionalidad e involucrarlos en situaciones peligrosas, delictivas y con frecuencia mortales. Rita Hayworth, Barbara Stanwyck, Sharon Stone, Megan Fox, Ninón Sevilla. Nunca las besaremos; vaya, lo más probable es que ni siquiera intimemos con una aventurera región cuatro al estilo de Edith González o, ya de plano en el esquema “teibolero”, con una humilde aspirante a Maribel Guardia que trabaje en el Royal o el Men’s club. Nuestro destino es más pedestre: claro, seremos capaces de realizar muchas acciones cuestionables (o hasta ruines) por las mujeres que queremos conquistar, pero hasta un límite, pues sabemos perfectamente que el premio de todos esos azotes no será Angelina Jolie, sino más bien una persona nada excepcional que siempre va a coger mejor en nuestra mente que en nuestra cama.

Las mujeres cotidianas sólo son verdaderamente deseables si nos las inventamos a grados tales que la diferencia entre la idea y la persona es tan marcada, tan abismal, que nuestras amigas, crueles y objetivas, nos ven con extrañeza escéptica cada vez que nos “enamoramos” y fingimos perder el control (“¿todo eso por esa gata?”, preguntan con lucidez). El panorama es desolador. Sin embargo, así como el agnóstico se niega a abandonar toda esperanza de que Dios existe, me rehúso a vivir sin mujeres fatales. Sobre todo ahora que sé que existen los milagros, como el que le sucedió a Israel Vallarta, amante de Florence Cassez.

cass2

Francesa y peligrosa

De acuerdo con un notable reportaje publicado en la revista Proceso el pasado 5 de abril, y firmado por el reportero Homero Campa, la historia de Florence e Israel es, como todo amorío propio de una relación fatal, de naturaleza ambigua y misteriosa. Tras laborar en varios oficios menores y mal remunerados en su nativa ciudad de Calais, Francia, Florence Cassez aceptó a principios de 2003 la invitación de su hermano Sebastián (casado con una mexicana) para venir a buscar fortuna en tierras aztecas.

Como toda femme fatale que se respete, la blanca y pelirroja Florence, entonces de 28 años de edad, no tardó mucho en convertirse en un imán de amistades peligrosas, las cuales incluían a Eduardo Cuauhtémoc Margolis Sobol, un exagente del Mossad, la famosa agencia de inteligencia israelí. Margolis, avezado en asuntos de seguridad y negociación de secuestros, entabló amistad con Sebastián y juntos formaron Radiance, una agencia de productos de belleza para la que también trabajó Florence. (Dado el historial de Margolis y el hecho de que Florence fuera la encargada de recibir los productos de la aduana, las dudas en torno a que Radiance se dedicara efectivamente a la comercialización de cosméticos son más que válidas.) Como sucede con numerosas mujeres fatales cinematográficas (remember Millers crossing!), el talón de Aquiles de Florence es el amor incondicional que siente hacia su no muy brillante hermano, quien se peleó con Margolis a los pocos meses de integrada la compañía a causa de 125,000 dólares. Florence y Sebastián se separaron de Margolis y fundaron su propia empresa de cosméticos, Systemes de Sante e de Beaute (SSB).

En una exhibición de productos de belleza, Florence conoció a Israel Vallarta, quien en apariencia se dedicaba a la comercialización de automóviles. Para Israel, el flechazo fue instantáneo: atrapado en la monotonía de la vida matrimonial con hijos, Cassez era como un manantial en medio del desierto: espigada, elegante, de acento cachondo y poseedora de una intoxicante locura pecosa en toda su piel, Florence no representaba una conquista exótica más, sino que era el símbolo de todo un nuevo continente. Ella jugó con la atracción durante dos años. Tras provocar sus constantes ruegos y fintar con fallidos regresos a Francia, Cassez consiguió que Israel prometiera dejar a su esposa e hijos. Sólo así Florence aceptó ser su novia. Fueron los días más felices en la vida de Israel.

MEXICO-FRANCE/

Lealtad al mal

Lo que siguió después es conocido por todos: Israel se consolidó como el jefe de una banda delictiva que, en presunta complicidad con su novia Florence, se especializó en secuestrar familias, a las que torturaban tanto física como psicológicamente. Según los testimonios de Ezequiel Elizalde, uno de los secuestrados, Cassez parecía darse vuelo con la crueldad y constantemente le pegaba y advertía que le iba a enviar un regalito a su papá: un dedo o una oreja.

Vallarta y Cassez fueron detenidos en diciembre de 2005. En su afán por presumir la hazaña en los medios, los agentes de la AFI recrearon la captura para las cámaras de televisión varias horas después de efectuado el arresto, lo que a todas luces constituye una violación de procedimiento que en cualquier país desarrollado hubiera provocado una nulidad de juicio. Vallarta, aparte, argumenta que todo es una venganza de Margolis, quien decidió cobrarse algunas facturas pendientes. Ante estas irregularidades, el mismo mandatario galo, Nicolás Sarkozy (quien sabe una o dos cosas sobre estar enamorado de una mujer fatal), ha solicitado sin éxito que se le permita a Cassez cumplir su condena en Francia.

Florence sostiene que es inocente y que no sabía nada de las actividades de su novio. La evidencia parece condenarla. A mi juicio, el indicio más demoledor de la culpabilidad de la francesa es uno de naturaleza totalmente sentimental: pese a las salvajes torturas que recibió en los interrogatorios, Vallarta nunca ha admitido el involucramiento de su novia en los secuestros. Incluso en el infierno, el recuerdo de la belleza de Florence es tan vigoroso, tan pleno, que resulta irrenunciable. Sólo el mal puede generar tanta lealtad.

Ay Florence, antes de ocasionar tu propia ruina, ¡de cuántos horrores habrá sido responsable tu pecosa hermosura!(F)

*Este artículo se publica en una versión distinta en mi columna Perdido en el siglo, de la revista Deep. Cómprenla, o mejor aún, ¡suscríbanse!

**Este texto es un very extended mix de este otro.

22 comentarios to “Pecosa y fatal”

  1. Bueno a las femme fatales las percibimos desde el punto de vista masculino (osea, como sus victimas), pero cuando se aislan y se analizan por separado, tienden a ser figuras hasta mas tragicas que los que atrapan en sus garras.

  2. Kolinazo, hermano, ¡no amargues mi misoginia! Ja ja. Muy cierto: son trágicas. El fin de Florence,a fin de cuentas, es trágico.Sería interesante ver un film noir relatado desde el POV trágico de la femme fatale.

  3. Mi estimado Mauricio, me fascina como escribes, pero creo que en los primeros párrafos fuste algo idealista y terminaste por ser fatalista. Claro Florece es muy atractiva pero nada del otro mundo, en mi andar por la vida he tenido mujeres que hasta en la televisión han terminado actuando (ninguna tan loca ni fatal, pero si bonitas), por lo que te puedo decir que todos y todas, somos nada más que personas.
    Se que trataste de ser poético, pero no subestimes a tus congéneres y por favor no te subestimes a ti mismo.
    El resto de la entrada fué muy bueno.
    Saludos

  4. Patterson,
    Bueno,la idea era precisamente ser idealista, para luego ver que esa clase de pensamiento era idealista y aterrizar en otra cosa. Lo de la subestima no lo entendí. Gracias por leerme.
    saludos

  5. Creo que si hay algunas pelis que analizan esta figura, la idea de la femme fatale como figura tragica (y a veces, namas para darle cuerda a tu misoginia, patetica)…mmmm…baise moi? la femme nikita? ms 45? la historia de faye valentine en Cowboy Bebop? Ninguno de ellos film noirs en el sentido ortodoxo, pero bueno nada mas estoy poniendo los ejemplos mas obvios.

    Y lo que pattersonzum dice sobre la subestimacion te lo resumo en un concepto simple: tu y cualquiera que lee tu blog pudiera, si se esmerara, ligarse a megan fox, y por una muy simple razon: Si brian austin green pudo, TODOS podemos jaja

  6. No conozco a Faye de Cowboy Bebop, pero todas las demás no son mujeres fatales en el sentido estricto –de hecho en ningún sentido(con la excepción de las de base moi, son “buenas” o víctimas que derivan en loquitas nada seductoras,como la Ms. 45 de Abel Ferrara –si la que citas es la de Milla Jovovich, ésa no la vi).
    Lo de Megan y Brian, muy buen punto=)
    Salu2!
    P.D. Baise moi merece más admiración de la que tiene.

  7. que me dices de Heartbreakers (con jennifer love hewitt y sigourney weaver)? Mas comedia que tragedia pero de que son femme fatales, lo son (aunque despues dejen de serlo)

  8. Bueno no, momento, ahora que lo pienso me estoy confundiendo: esta la figura de la “golddigger’ (que seria el caso de la dupla de heatrbreakers) y la femme fatale, por la cual, como apuntas en tu articulo, se deben de cometer actos violentos, tal vez criminales pero mas que nada no racionales..el problema es que como conceptos son diferentes, pero fisicamente son muy similares..tambien hay personajes que existan en la zona gris entre esos dos arquetipos..

  9. Es increíble la falta de ineligencia para escribir tanta tontería. Que bueno que no eres juez o abogado ni magistrado. Meterías al tambo a gente inocente solo porque te imaginas peliculas al ver a los inculpados. Ahora resulta que por tener buen fisico ya eres femme fatale con poderes de encantamiento digno de las mejores historias de Sirenas con su canto.
    Está muy bien escrito, estuviste buscando información pero vaya como has manipulado todo lo que encontraste y pudiste utilizar para tu artículo. Desgraciadamente para tí vas a quedar muy mal cuando salga porque es inocente y de lo que dices aquí nada de nada. Nada es cierto. Si realmente te vas a poner a escribir sobre este tipo de cosas, investiga un poco antes. Hay páginas web en donde podrás encontrar los documentos que forman parte del expediente de la francesa. En esos documentos están las pruebas de que las victimas mintieron ante los medios. Por eso ya la apoyan varias organizaciones de Derechos Civil, Derechos Humanos hasta la misma Iglesia quien tambien investigó. Así es la vida. Mas vale no decir nada que andarle poniendo de su propia sopa al asunto.

  10. Si no estuvieras tan prejuiciada, Barbariux, hubieras reparado que en el mismo texto establezco que Florence deberìa estar libre porque el juicio debiò anularse al corroborarse el montaje de las autoridades. De lo demás, la mejor respuesta es la burla.
    Saludos

  11. Muy buen escrito.

    Este artículo de proceso es sobre un libro que menciona más detalles sobre este y otros procesos judiciales en méxico. – > http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/73951 < Creo que lo que irrita a algunas personas es que nel autor no duda del veredicto que han hecho las autoridades. Yo no he leído los expedientes, pero aquí hay una nota de la jornada, que – digamos – no deja duda de que ella estuvo involucrada en secuestro y tortura – http://www.jornada.unam.mx/2009/05/15/index.php?section=politica&article=014n2pol – Subjetividades. El video de la captura es… bueno.. elocuente: http://www.youtube.com/watch?v=eLNudRfwd7Y – igual, subjetividades.

    Existe suficiente polémica sobre el proceso, como para no dar por hecho (aunque sea sutilmente) que la muchacha es culpable – en mi caso lo veo como una licencia poética al grado de que . Uno escribe desde la perspectiva de un momento y ya…

  12. Lo único que denotas es tu complejo de inferioridad al considerar a Florence Cassez una femme fatale sólo por ser francesa y blanca. Si has tenido la ocasión de ir a Francia o de relacionarte con gente europea (relacionarse no incluye observar turistas europeos en una playa) sabrás que Florence Cassez tiene un físico bastante normalito en su país. Deja tus fantasías chaqueteras de pseudo escritor y ponte a leer para que no den pena tus comparaciones tan forzadas y predecibles. Es una crítica constructiva.

  13. De verdad que hay que estar retrasado mental para sostener tu hoipótesis: la culpa la tiene la “belleza” de la señorita Cassez. Ella, con su belleza, obligó al señor Vallarta a cometer el mal. Amigo, te diré algo, si tienes la más mínima noción histórica sabrás que considerar la belleza femenina como algo diabólico es un invento de los griegos (¿te suena Pandora) y tú no haces más que repetirlo, pero sin gracia. Eres un ser misógino, lo peor es que no te das cuenta.

    Tu redacción es buena, pero de qué sirve redactar bien si vas a caer en un lugar común tan espantoso? Me da pensa pensar que eres un graduado universitario, pero más pena me da que no estás consciente de lo que escribiste. Especial risa me da la frase “sólo así aceptó ser novia de Israel”. ¡Pobrecito! ¡Tuvo que dejar a su esposa e hijo! Neta, ¿te faltan un par de neuronas o wtf?

  14. Tania,
    1. Atar la noción de belleza con mal bajo arquetipos es una dinámica presente en la cultura desde el inicio de la historia. Sean femeninos o masculinos (como esos diabólicos mancebos helénicos o el Alfred de Wilde). Usarlos no te convierte ni en misógino ni en misántropo. Tus parámetros de corrección política son de locura, y hasta peligrosos.
    2. Hay que ser “retrasado mental”. ¿Y tu corrección política?
    3. El hecho de que sea blanca no está asociado a su “fatalidad” (podría ser morena, negra y chin y ser igual de fatal y bella). Tu mirada estereotipada no te permite ver que esos complejos que acusas en mi texto son en realidad proyecciones tuyas.
    Gracias por leerme.
    Saludos

  15. 1. ¿Y qué que estén presentes desde (según tú) el inicio de la historia? Bajo esa justificación puedes solapar miles de estereotipos dañinos. Además, asumo que entonces te dedicas a repetir lo que ya se dijo sin aportar nada de originalidad (acá lo lamentable es que pretendes ser original cuando no lo eres y cuando particularmente en el caso de Cassez, no tiene ni pertinencia ni relevancia).
    2. Esto no se trata de corrección política, mejor revisa el término de lo que es la corrección política. ¿Peligrosos mis parámetros? Ni siquiera estoy apelando a la corrección política. Repito: revisa el término.
    3. Tú asociaste su físico y su color de piel con su fatalidad, no yo. Yo sólo remarqué lo lamentable de tu “originalidad”. Y no, no son complejos míos empezando porque tengo la piel blanca (y aunque la tuviese negra, eso no tiene absolutamente nada que ver con lo que estoy señalando).

    No me agradezcas leerte, no volveré a pasarme por aquí.

  16. Sólo explícale a tu audiencia qué tiene que ver la belleza de Florence Cassez con esto. ¿Ella indujo a Vallarta a cometer un crimen, dominado por su belleza? ¿Sedujo a una mujer y a un niño con su belleza a la hora del secuestro? Porque esa es tu tesis central y no pasa por ningún filtro del sentido común, ni de la lógica, ni de nada. Simplemente no intentes ser poético tan forzadamente. Es una pena, es terrible y es lamentable.

    Por favor, no vayas a usar el viejo truco de “si no te gusta no lo leas”. El texto tiene la obligación de defenderse solo.

  17. Hola Tania,
    A ver, contesto bajo la dinámica de tu enumeración:
    1. No estoy buscando justificar nada, pues no creo que sea cuestionable atar las ideas de belleza y fatalidad en arquetipos de deseo para expresar o describir una idea. La segunda parte de tu comentario sobre la originalidad no la entendí por su pobre articulación.
    2. Todo tu argumento se basa en tu idea de corrección política, de lo bueno o malo, de usar estereotipos condenables o no. la que debería revisar eso eres tú.
    3. Yo no lo asocié así, si lees con cuidado el texto (y no con una mente estereotipada), escribo que así le debió haber parecido Cassez a Vallarta.
    En cuanto al otro comentario, pues el artículo en realidad no es un texto sobre Cassez como persona, sino la manera en que el imaginario pop visualiza a Cassez a partir de su supuesta historia criminal. Diferencia obvia, creo.
    Y pues, de nuevo, gracias por leerme y sobre todo dedicar tanto tiempo a emitir comentarios.
    Saludos

  18. Lamentable opinión por que reportaje ni de lejos… Y no menos lamentables tus comentarios machistas sobre la chica.
    Sigue con tus “fantasías más húmedas de tu calenturienta psique” y viendo telenovelas que se nota a primera vista que es tu hit.

    Si te interesa comentar asuntos de este calibre lo mejor es que primero investigues y sobre todo seas imparcial. Te invito a que te documentes ya que al pobrecito de Vallarta como tú lo dejas visto no lo es tanto ya que él se ha salvado de ser enjuiciado y ella lo ha sido 2 veces.

    Ahì te lo dejo de tarea.

  19. Vomitáblemente frívola….¡Que forma más abominable de trivializar una cuestión de justicia! ¿La presución de culpabilidad está en su belleza? Really? Wow!

  20. La intención del artículo, escrito hace cuatro años, es satírica. En ese sentido, sí, es una trivialización del asunto Cassez si por ello entiendes una burla hacia éste. Ahora, no dejan de sorprenderme las reacciones furibundas hacia el texto cuando, uno, nunca digo que es culpable de secuestro (simplemente reconstruyo su historia hasta antes de los acontecimientos), y dos, señalo que en cualquier país desarrollado se hubiera declarado la nulidad de juicio, la cual apoyé entonces y aplaudo hoy.
    Ahora, ¿eso implica que hay que proclamar a Florence como Juana de Arco o censurar la posibilidad de divertirse con el absurdo de las percepciones en torno a su imagen? No creo.

  21. Femme Fatale del siglo XXI, sin duda al menos a mí en opinión propia expondría a Effy Stonem de la serie britanica Skins, esa chica de los ojos pintados de negro intenso, oscura, misteriosa, cautivadora, decadente, y feroz. Posee esa mirada que te deja sin habla, esa aura de misterio y sensualidad. Analizada más a fondo ella tenía sus motivos para no querer el amor o el cariño de nadie, por eso se dedicaba a jugar con las personas como marionetas.

    Lamento lo de las fotos pero no pude evitarlo, ella es un vicio hasta para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: