To live and die in L.A.

por Mauricio González Lara

A estas alturas, no hay un cliché en el mal llamado cine de acción que resulte más aburrido que la persecución automovilística. Con algunas notables excepciones –Ronin, The road warrior-, casi siempre son pretextos perfectos para ir al baño y poder ausentarse algunos minutos sin temor a perder el hilo de la historia. Es por ello que en verdad admiro el trabajo de William Friedkin en The french connection, y sobre todo en la muy poco apreciada To live and die in L.A., ultraestilizado y sexoso noir de 1985 que contiene mi persecución favorita de todos los tiempos.

Vertiginosa, surreal y apanicada, la secuencia es todo un ejemplo de tensión. Hela aquí, dividida en dos tiempos, el rapto y la huida:

5 comentarios to “To live and die in L.A.”

  1. Úchale: acaso el thriller urbano favorito de esa década. Los colores, el vértigo, la persecución… Una película de género que siguió un camino que otras habían trazado (pienso en Bullit, específicamente) y que, por desgracia, ha tenido poca descendencia.

  2. Una favorita mía. Dafoe y la balacera en llamas es un clásico. Todo. ¿Y que tal wang chung?

  3. Pinche Mauroforever, cuando uno cree que te tiene ya medidito,sales con una sorpresita bajo la manga.Esta me jodió cuando la vi {{¡petersen csi quiero!}} y mejor que cualquiera de tu “adorado” Michael Man. Y no es por que sea mayor que tus veinteañeras,como jodías laotra vez. Los actores son papis y no seas el rococo del barroco……… ¡wang chung! No lo puedes negar baby. Beso jalaposo y te veo en la conference en el Banamex. ¡Vivan los late 80ties y los tempraneros 90ties!

  4. Ernesto,
    Sí, poca descendencia ha tenido el thriller policiaco duro y aceitoso. de alguna manera ésta se emparenta también con películas como Get carter y en especial Point blank. También, evidentemente, se emparenta con Michael Mann en el sentido de que, por lo menos a primera vista,luce como una de sus películas: policías en un LA estilizadísimo ochentero estilo Miami vice. De hecho, Mann demandó a Friedkin por plagio de la estética Miami vice; Friedkin,me parece,lo había demandado antes por robarle los derechos de la novela Red dragon,que posteriormente sería Manhunter. Hoy los dos son grandes amigos. En realidad,el nervio rápido y on the fly de la peli, así como sus giros más oscuros y policías ojetes, poco tiene que ver con Mann. Es más, siento que Friedkin lleva el tema de la falsificación (de dinero, de emociones) al plano estético: la intención era precisamente que se viera como una falsificación del estilo Miami vice.
    Lucía,
    Lo adoro a Mann,pero Public Enemies es una decepción total.
    Aurelio,
    Dance hall days!

  5. Incluso estéticamente me cuesta trabajo pensar en un fotógrafo tan de una toma como Robbie Muller en una película de Mann, tan fragmentario. La foto de To live and die es de lo mejor de la década pasada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: