Florence Cassez

por Mauricio González Lara

florence

Pese a que fue torturado salvajemente por las autoridades, Israel Vallarta, el amante de Florence Cassez, nunca dejó de deslindarla del secuestro por el que seguramente ambos pasarán el resto de su vida en la cárcel. Esto no es una prueba de la inocencia de Florence, como clama ella, sino de su total culpabilidad: su belleza es tan asfixiante que, incluso en el infierno, resulta irrenunciable.

Ay Florence, antes de ocasionar tu propia ruina, ¡de cuántos horrores fue responsable tu pecosa hermosura!

9 Responses to “Florence Cassez”

  1. Desconozco si alguien ya abundó en el tema, seguro sí, pero se me ocurre que la belleza en este caso cruza la frontera de lo meramente estético para adquirir un talante ético. No se es bueno o malo simplemente. Si eres bueno y hermoso o malo y hermoso caes en un nicho completamente distinto. La narrativa de tus acciones adquiere un nivel extra, casi arquetípico.
    Y las pecas. Esas pierden a cualquiera. Basta ver a Sarkozy luchando por su repatriación. Si hubiera sido fea y despecada no tendría cobertura mediática ni tantos blogs de apoyo.

  2. Ay Claudia, tienes toda la razón.
    ¡Malditas pecas obra del demonio!

  3. A mí no se me hace guapa, pero pues el gusto se rompe en géneros…

    Yo no sé si sea inocente o culpable, pero si creo en el dicho de “dime con quién andas y te diré quién eres”. Quizás ella no los secuestraba, pero de que sabía lo que estaba pasando, no tengo duda. Digo, vivía ahí…

  4. En el terreno masculino, quizá la mejor rola del pop sobre la arquetípica dupla belleza / maldad sea una de Morrissey: The last of the famous international playboys, cuyas letras están basadas en unos gangsters onda dandy que se convirtieron en un fenómeno mediático en el Reino Unido.
    Va el video (la inserción está desactivada, pero pueden ir a youtube picándole en la esquina inferior):

  5. Strika,
    ¡Es hermosísima!

  6. Los ojos son increíbles. Helados, hialinos, punzocortantes. Pero lo que delata lo retorcida que es es la boca. Los labios finos y despiadados, y, si ves los dientecitos no podrías jamás confiar en ella. Las pecas son un mero capricho diabólico, como dice Mauricio.

  7. Oh sí, los labios. Ayyyy

  8. Falta de criterio, la falta de informacion y la especulacion se transforman en ignorancia todo eso mas alguien que busca llamar la atencion, tiene un resultado fatal, primero se debe de utilizar la logica, ademas de saber que la informacion fue manipulada por la policia.

    http://www.proceso.com.mx/?p=300901

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: