enero 18, 2022

Las 50 de 2021

por Mauricio González Lara

Estas son las 50 películas y series que más me gustaron en 2021. Debido a los protocolos de visionado impuestos por el streaming y el final de la ventana de exhibición que garantizaba el estreno exclusivo en salas por tres meses, los límites del año se han tornado un tanto difusos, por lo que opté por incluír algunos trabajos que vi a finales de 2019 y principios de 2022.

1 Annette. El amor que deviene en representación se torna en asfixia, violencia y explotación. Compuesto por Sparks y coprotagonizado por uno de los títeres más expresivos de la historia, este musical con alma de pesadilla es la plataforma ideal para experimentar el estilo pirotécnico de Leos Carax a su máxima potencia. Un filme audaz e imperfecto, gloriosamente imperfecto. (Mubi)

2 Petite Maman. Auxiliada por la foto de Claire Mathon, Céline Sciamma aborda obsesiones como la orfandad y la niñez rota en una pieza más cercana a la sencillez contemplativa de Hayao Miyazaki que a la tristeza de su guion para La vida de Calabacín. Una hermosa máquina del tiempo.

3 Succession. Todo lo que he escrito sobre Succession para Letras_Libres en una sola liga. Ensayo sobre las primeras dos temporadas y todas las Marcas Personales a la tercera. (HBO Max)

4 Titane. Lo más sorprendente de Titane no es la imaginería ni el paroxismo, sino la historia de aceptación entre Agathe Rouselle y Vincent Lindon, cuya expresividad corporal raya en lo milagroso. Un trabajo triunfal para Julia Ducournau y sus obsesiones de identidad, cuerpo y género. (Mubi)

5 The Card Counter. Paul Schrader prueba nuevos caminos expresivos y experimenta con elementos perturbadores (Abu Ghraib en “ojo de pescado”, distorsiones continuas en la banda sonora) para reflexionar sobre sus temas de siempre: redención, vacío y neón. Un trabajo que juega en la misma liga de Light Sleeper, Comfort of strangers, Affliction, First Reformed y Mishima. (Salas-Blu Ray)

6 Sin señas particulares. Esta cinta dirigida por Fernanda Valadez logra abstraer la violencia ejercida por el narco sobre las comunidades más vulnerables con una potencia casi insoportable. El México de los desplazados y desaparecidos retratado por una realizadora que conjuga un alto rigor investigativo con una sensibilidad estética que contrasta con habilidad el horror cotidiano con la enormidad del paisaje. Una película de carretera cuyo destino final es el infierno y la orfandad. Producida y coescrita por Astrid Rondero.   

7 The White Lotus. Mi reseña para Letras Libres, aquí (HBO Max)

8 The Lost Daughter. Respaldada por una estética que privilegia la fragmentación y las tomas cerradas -lo que subraya la asfixia existencial por encima de la belleza natural-, La hija oscura es un retrato claustrofóbico e inquietante sobre la dificultad de conciliar la maternidad con las pulsiones individuales. El compromiso del ensamble es total, pero Olivia Colman y Jessie Buckley están soberbias. Densa, hipnótica, sensual. (Netflix)

9 The Green Knight. “No conozco a ningún hombre que no vaya a encontrarse con la muerte”, le dice un envejecido y moribundo Rey Arturo a Sir Gawain con el afán de convencerlo para que cumpla su promesa y vaya al encuentro del Caballero Verde. ¿Qué vida merece ser vivida? ¿Para qué continuamos? ¿Cómo evitar convertirnos en fantasmas de nosotros mismos? ¿Cómo aspirar a un vida honorable? Las obsesiones usuales de David Lowery quedan en lo que quizá sea su película más imponente hasta ahora. (VOD-Apple TV-Cinepolis Klic)

10 No Sudden Move. El inteligente guion de Ed Solomon es propulsado por el desatado y psicodélico vigor estético de Steven Soderbergh, quien se redime de sus fallidos palomazos recientes. A estas alturas, casi un milagro.La secuencia de “ustedes no escriben las reglas” hace para Matt Damon lo mismo que hizo para Alec Baldwin la escena de “Always be closing” en Glenglarry Glen Ross: una inesperada intervención que será un referente obligado en los años por venir. Plus: la música de David Holmes, set cachondo y noir. (HBO Max)

11 Mad God. Un trabajo de stop motion que tardó tres décadas en completarse. La dedicación valió la pena: dirigida por el maestro Phil Tippettt, una de las pesadillas más logradas de lo que va del siglo. La secuencia del quirófano es espeluznante. Infierno somos. Genial. P.S. ¡Qué emocionante ver en semejante delirio a Alex Cox!

12 Pig. Una reflexión sobre la pérdida, la memoria y la necesidad de mantener un mínimo de integridad que le dé propósito a lo que hacemos (la gastronomía, en este caso). El diálogo entre Cage y el top chef temeroso de mostrar lo que es en sus platos vale toda la cinta.

13 The Father. El control estético de Florian Zeller lo posiciona como uno de los realizadores más interesantes de la actualidad. El set como personaje. Una inmersión mindfucking que enfiesta con Caligari y Lynch y manda al demonio al drama llorón. En medio de la pesadilla de la demencia senil: luz, ternura, belleza. Anthony Hopkins y Olivia Colman, icónicos.

14 El poder del perro. Poderes trastocados, deseos inconfesables, disfraz y realidad. Las obsesiones habituales de Jane Campion al servicio de una exploración íntima en torno a la masculinidad que en buena medida constituye el mito del alma americana. La vulnerabilidad que esconde el personaje de Benedict Cumberbatch es tan vasta como el paisaje que lo rodea. Cruel y enternecedora. (Netflix)

15 La voz humana. La adaptación de Pedro Almodóvar de La voz humana es el ejercicio de estilo más deslumbrante de su carrera. Una ruptura que libera al realizador español y le permite buscar nuevos horizontes estéticos. A veces el artificio es el mejor camino para redimensionar la voz perdida. Tilda Swinton, soberbia. (Mubi)

16 Can’t Get You Out of My Head. Cuando el flujo hipnótico de imágenes de archivo y las canciones pop se funden con el discurso sobre las raíces del malestar actual -la imposibilidad de conciliar individualismo y poder colectivo-, la serie vuela con potencia imparable. Una de las notas más altas de Adam Curtis, una obra esencial -y emocionantemente ambiciosa- pensada para entender dónde estamos. Conmovedor e hipnótico bombardeo de ideas. (Gratis en YouTube)

17 Summer of Soul. La secuencia en la que Mahalia Jackson y Mavis Staples cantan Take My Hand, Precious Lord en Summer of Soul, el notable y valiosísimo documental sobre el Festival Cultural de Harlem de 1969, es un bálsamo solar que lo cura todo. Una labor de amor de Questlove. (Star+)

18 Ian McKellen On Stage. La grabación del one man show diseñado para celebrar su cumpleaños 80. Anécdotas, poemas, escenas icónicas. McKellen deslumbra con una maestría aplastante que quita el aliento y te deja convencido que has visto al mejor actor del planeta. Legendario. (En la app del National Theatre).

19 Lamb. (Dýrið, “El animal»). Opera prima de Valdimar Jóhannsson que reflexiona sobre la ética de la antropomorfización en clave de relato mítico popular. Tierna e inquietante. La naturaleza no regala nada; todo lo que tomamos de ella es un robo. Todo. (Salas)

20 Shiva Baby. Una comedia de empoderamiento sexual sobre las dificultades de encontrar voz y camino propio en una comunidad donde todos te dicen lo que debes hacer. La atmósfera del funeral, entre hilarante y aterradora, es un prodigio. Prometedor debut de Emma Seligman. Un showcase del talento de Rachel Sennot, quien concilia inteligencia, sensualidad y confusión en un personaje complejo y demandante. (Mubi)

21 West Side Story. Lo que en inicio sonaba como una apuesta fuera de toda lógica (¿se puede mejorar o reversionar un clásico tan definitivo como la cinta original de Robert Wise basada en el musical más exitoso de todos los tiempos?), terminó por ser un recordatorio irrebatible del desbordante talento cinematográfico de Steven Spielberg. ¿Quién puede negar el genio detrás de esa secuencia en el gimnasio? Eterno. (Salas)

22 Luca. Pixar privilegia la sencillez por encima del alto concepto o el exceso de producción. El final -una reinterpretación cariñosa del cierre de I Vitelloni, de Fellini- es una genialidad absoluta. Lágrimas felices. Silenzio, Bruno! Como coming of age y homenaje a viejos maestros, Luca > Fue la mano de Dios. (Disney+)

23 Inside. Bo Burnham es una fuerza de la naturaleza: dirige, escribe, actúa, compone y canta. Su mayor virtud, empero, es la de conciliar crítica y emotividad, sea en espectáculos de comedia o películas (la entrañable Eight Grade). En Inside, un especial realizado para Netflix en su departamento, transmite nobleza, inteligencia y desenfado a través de una estética que resume la lógica de las múltiples pantallas que habitan las narrativas actuales. Un manifiesto contra la locura y el hartazgo provocados por la pandemia. (Netflix)

24 Get Back. Más que una pieza de ocho horas dividida en tres partes, este documental se asemeja más a una instalación de arte que a una narración convencional: Get Back podría exhibirse como un bucle sin fin en una habitación con pantallas en las cuatro paredes sin perder una pizca de sentido. Momento favorito: el nacimiento de Get Back, la canción. Toda una lección de creatividad. (Disney+)

25 The Velvet Underground. Este documental de Todd Haynes es un sentido homenaje a la escena cultural neoyorquina de los 60 a través del retrato de la banda conformada por Lou Reed, John Cale, Sterling Morrison y Moe Tucker. La pantalla dividida concilia claridad narrativa con un flujo de imágenes que funciona como un flujo de conciencia alterno de la misma cinta. El efecto acumulativo es conmovedor. Un pretexto magnífico para revisitar la genialidad de los artistas que orbitaban alrededor de la figura de Andy Warhol. (Apple TV)

26 Loki. En el controlado mundo de Marvel, el actor Tom Hiddleston consigue lo impensable: inyectarle densidad picaresca a un personaje que en otras manos sería tan anodino y previsible como una ensalada de lechuga. Lo que hace con Loki, el hermano villanesco de Thor, es casi subversivo. La cultura popular es el sueño colectivo que nos vincula más allá de odios y diferencias. Loki entiende este romance y habita diversos componentes de los múltiples universos posibles del pop: Melancolía, Blade Runner, Borges, Bradbury, 1984, etcétera. Entretenidísima. (Disney+)

27 Duna. Ironía de ironías: Buena parte de la crítica que afirma que todo tiempo pasado fue mejor y que se queja mes tras mes de la muerte de la sala cinematográfica fue el mismo sector que no dudó en destrozar este gozoso espectáculo visual de Denis Villeneuve, incluso ¡antes de haberlo visto! Afortunadamente, la filmación de la segunda parte está asegurada. ¿Estamos ante el nacimiento de una nueva franquicia (obvio objetivo de los productores)? Para disfrutarse en IMAX. (HBO Max)

28 Censor. Concebir al cine como un virus que se apodera de la voluntad es una idea seductora, pero somos los directores de nuestra propia película. La locura no se contagia, emana de nosotros. Censor. Mindfuck de Prano Bailey-Bond. Textura, cinefilia y riesgo. Peeping Tom vive aquí.

29 Sin tiempo para morir. La verdadera despedida de la desigual pero espectacular y entrañable No time to die no es el final épico legendario, sino la escena en la que Ana de Armas le desea suerte a Daniel Craig. La clave para la perdurabilidad de la franquicia está en Paloma, no en Bond. Craig, extraordinario. (Salas)

30 Mare of Easttown. Las pantallas solían estar repletas de historias de policías cuya obsesión por el trabajo derivaba en un alto costo personal en términos de relaciones familiares y bienestar emocional. Ante el surgimiento de movimientos como Black Lives Matter, Hollywood se ha alejado de las narrativas de policías rebeldes. Esta serie creada por Brad Ingelsby retoma el tropo del “policía torturado” con una protagonista femenina, la detective Mare Sheehan, interpretada por Kate Winslet. Un thriller envolvente que también funciona como drama familiar. (HBO Max)

31 Una historia de policías. Dirigido por Alonso Ruizpalacios, este documental cuenta la historia de Teresa y Montoya, una pareja de oficiales de policía conocidos como “la patrulla del amor”. El diálogo y las voces provienen de los verdaderos Teresa y Montoya, pero la representación de lo narrado es ejecutada por actores que rompen la cuarta pared a la mitad del relato. Una reflexión inteligente sobre los desafíos titánicos que implica ser policía en México. (Netflix)

32 Curb your enthusiasm. La onceava temporada mantiene el nivel de las 10 anteriores e incluso lleva el egoísmo de Larry David a niveles más hilarantes. Aquí una apreciación de la serie y su relevancia durante esta pandemia.    (HBO Max)

33 The Suicide Squad. The Suicide Squad es el divertimento emotivo que las franquicias prometen todo el tiempo, pero rara vez entregan. La diferencia: el asunto no está hecho del todo por un algoritmo y James Gunn logra imprimirle imaginación y texturas propias (¡esa mamá alleniana!). (HBO Max)

34 Only Murders in the Building. Amén de la trasnochada obsesión de celebrar los clichés neoyorquinos de siempre, Only Murders in the Building es un entretenimiento eficaz y narrativamente ingenioso que incluso logra sobreponerse a la robótica presencia de Selena Gómez. Una sorpresa. (Star+)

35 Wrath of Man. Guy Ritchie abandona la cámara lenta y los chistes de siempre para hacer un LA noir coral estilo Heat. Ritchie, obvio, no es Mann, pero el resultado es envolvente y entretenido. Jason Statham asume con gracia y aplomo la gravedad del relato. (Salas)

36 El juego del calamar. La muñeca gigante que aniquila con tiros de precisión milimétrica a los jugadores en el primer episodio es la imagen que define el 2021. Del colega en el trabajo a la señora que vende tamales en la esquina, todos hablaron, así fuera por unos días, de El juego del calamar. Nobleza obliga: casi nada genera ya ese nivel de atención. (Netflix)

37 The Rescue. Si bien evade algunas controversias -Elon Musk -, este documental es un recuento emotivo del rescate de 12 niños y su entrenador de una cueva tailandesa en 2018. La colisión entre los buceadores reacios a trabajar en equipo y los Seals es particularmente interesante. (Disney+)

38 Sorry. Quizá no esté tan cohesionado como otros sets de Louis C.K., ni sea tan salvaje como el especial anterior (Sincerely), pero las partes de la banana, Good Will Hunting y la discriminación contra la gente gorda son el equivalente de encontrarse una coca cola helada en el desierto. (Se puede comprar en la página de Louis C.K.)

39 Invincible. “I do love your mother… but she is more like a pet to me”.  La línea del año en el cierre de temporada de Invincible. (Amazon Prime)

40 A Quiet Place 2. La secuencia inicial es espectacular: toda una masterclass sobre cómo generar tensión y ominosidad bajo la lógica de menos es más. Esa apertura es nivel Spielberg era Guerra de los Mundos. Lo demás se queda un poco corto. (Salas)

41 Silent Night. Ácida, cruel, perturbadora. Silent Night es la sátira negra apocalíptica que realmente nos merecemos. ¡No tomen la exit pill! Silent Night >Don’t Look Up. (Salas)

42 Godzilla vs. Kong. Nunca llega a ser bella o avasalladora, pero este entretenimiento es una curiosa orgía de influencias donde el monsterverse se encama de manera enjundiosa y divertida con Blade Runner. Hasta Junkie XL suena a Vangelis vía Zimmer y Walfish. (Salas)

43 Primal. Esta serie animada de Genndy Tartakovsky trata la imposibilidad de ser pacífico en un mundo caótico e indolente. La inviabilidad del paraíso está filmada con una expresividad trágica que recuerda al mejor Terence Malick. Desde Mad Max: Fury Road no se veían “secuencias de acción” de una riqueza plástica tan expresiva. (HBO Max)

44 Ceros y unos. Un editorial de Abel Ferrara sobre el estado de las cosas en estos tiempos pandémicos. Ansiedad, miedo. Un trabajo irregular con dos enormes activos: la amenazante atmósfera del mejor Ferrara (Ms. 45, Bad LT) y un poderoso soliloquio apocalíptico de Ethan Hawke.

45 Saint Maud. Buscar sentido divino en el dolor deriva en soledad, locura y paroxismo. Esa parece ser la tesis de Saint Maud, la hábil ópera prima de Rose Glass, quien construye un perturbador estudio de personaje en torno al martirio y la fragmentación de la personalidad.

46 Nobody. Con la excepción del soberbio plano secuencia que introduce al personaje de Yulian (Alexsei Serebriakov), Nobody carece del brío estético que caracteriza a la saga de John Wick, su obvia inspiración. No importa. Bob Odenkirk y Christopher Lloyd la convierten en un divertido palomazo que merece verse en sala. (Salas)

47 Riders of Justice. Un thriller de venganza que sin mayores aspavientos subvierte varios de los elementos del género para asumirse como una reflexión cómica sobre la ociosidad de encontrar patrones que expliquen el sentido de la existencia. Plus: Mads Mikkelsen en suéter navideño.

48 The Tragedy of Macbeth. Difícilmente la obra maestra que varios señalaban -incluso, de nuevo, ¡antes de haberla visto!-, esta adaptación de Joel Coen es tan ágil e ingrávida que nunca desarrolla una dimensión genuinamente trágica. Sin embargo, la potencia cinematográfica de los minutos finales y la textura un tanto absurda de la actuación de Washington la tornan en un ejercicio interesante y digno de verse en la pantalla más grande que se pueda encontrar. (Apple TV)

49 Spider-man: No Way Home. Sí, claro, la cinta es la emblematiza todo lo que está mal con el negocio de la exhibición cinematográfica, pero también es un eficiente juego mecánico al que difícilmente se le puede hacer el feo una vez que se entra a Disneylandia. (Salas)

50 Bad Luck Banging or Loony Porn. La anécdota que equipara el escudo de Atenea usado por Perseo para matar a Medusa con la función del cine me pareció monumental. Enfrentar al horror. Vaya forma de resumir por qué necesitamos más y mejor cine.

Bonus track: Procession. El cine como posibilidad para encontrar esperanza para seguir adelante, decirle jódete al pasado y recuperar la vida arrebatada. (Netflix)

diciembre 30, 2021

Absolute Succession

por Mauricio González Lara

Todo lo que he escrito sobre Succession hasta ahora para Letras Libres

Succession: Matar al padre (análisis de las primeras dos temporadas)

Marca personal a Succession: ¡Muerte a Moby Dick! (análisis de los primeros dos capítulos de la tercera temporada)

Marca personal a Succession: Entre Nerón y The Beatles (análisis de los capítulos tres y cuatro de la tercera temporada)

Marca personal a Succession: La nueva decadencia (análisis de los capítulos cinco y seis de la tercera temporada)

Marca personal a Succession: Demonios de cumpleaños. (análisis del capítulo siete de la tercera temporada)

Marca personal a Succession: Vampiros en la Toscana (análisis del capítulo ocho de la tercera temporada)

Marca personal a Succession: Matar a los hijos (análisis del episodio nueve -y final-de la tercera temporada)

enero 19, 2021

Las 50 de 2020

por Mauricio González Lara

Esta es la lista de las películas y series que más me gustaron en el año del virus

1 Polvora y Gloria. Sólo el que arde puede entender la belleza y densidad del fuego. Esta obra de Viktor Jakovleski sobre la obsesión pirotécnica de los habitantes de Tultepec, estado de México, documenta que no existe nada más glorioso que trascender las llamas. Como las quemaduras que sufren quienes son apartados de las llamas por el santo de Tultepec, el arte debe sacudirnos primero para salvarnos después. El dolor es una prueba de vida que se exhibe con convicción y orgullo, y no un mero souvenir de una pulsión suicida sin razón de ser. Milagrosa y espectacular.

2 Bacurau. El desconcierto inicial, las drogas, la ominosidad, los asesinos colonizadores cazados por el juego, la violencia delirante, Lunga, drones y la carcajada final de una comunidad que bien podría ser un conjunto de fantasmas, ajenos a los mapas. Bacurau, obra mayor que confirma el inmenso talento de Kleber de Mendonça Vasconcellos Filho. Codirigida por Juliano Dornelles.  

3 Small Axe: Lovers rock. Textura, cadencia, trance. Steve McQueen consigue su mejor película en Small Axe: Lovers Rock, una fiesta hipnótica donde nada sucede, pero pasa todo. La Claire Denis de 35 Shots of Rum la ve (y baila) admirada. Puro amor cachondo dub. La nota más alta del desigual (aunque fundamental) experimento de la serie Small Axe.

4 Dick Johnson is Dead. El funeral “falso” que cierra Dick Johnson is dead es el regalo más amoroso posible: la prueba que destierra las dudas del padre en torno al miedo a ser olvidado. Dick no sólo será recordado por su hija y toda la gente que lo ama, sino por el espectador del mismo documental. Enorme gesto.

5 ZeroZeroZero. Mi reseña para Confabulario, aquí.

6 The Nest. La inquietante espiral descendente de una familia acomodada que pierde dirección y se enfrenta al horror de reconocer quiénes son. Sean Durkin, esteta frío a observar. Carrie Coon y Jude Law, brillantes.

7 My brilliant friend. Mi reseña para Confabulario, aquí.

8 Familia de medianoche. Además de ser un testimonio contundente de los absurdos bananeros bajo los que operan los servicios de salud, este documental de Luke Lorentzenes un retrato profundo de la degradación moral de un clan orillado a fungir como ángel y buitre de los habitantes de la Ciudad de México. Esencial.

9 Un buen día en el vecindario. “Todo lo mencionable es manejable”, nos dice Mr. Rogers, interpretado con maestría zen por Tom Hanks. Rogers casi nunca menciona nada sobre él. Demonios múltiples se esconden detrás de ese golpe final al piano en la engañosa cursilería de It’s a beautiful day in the neighborhood. Imaginen a Mr. Rogers como interrogador del FBI. ¡Rompe mentalmente a cualquiera!

10 Uncut Gems. Quizá la velocidad acumulada ahogue un poco este retrato de los hermanos Safdie sobre la ludopatía en el universo de las idiosincrasias de los joyeros judíos y sus faroles clientes afroamericanos, pero estamos ante un sólido noir, hijo de James Toback y nieto de Night and the City (Dassin). No es un exceso comparar a Sandler con Richard Widmark. Bogosian, espectacular. Ratotas todos.

11 Druk (Another Round). Atrapado entre la imposibilidad de perpetuar la hermandad de la borrachera, el matrimonio mentiroso, la ridícula racionalización del vicio (la peda como estudio científico) y la gozosa pulsión autodestructiva, mejor bailar y seguir bebiendo. Grande, Mads vía Vinterberg.

12 The Last Dance. Mi reseña para Letras Libres, aquí.

13 Family Romance, LLC. El ritual y los comandos de nuestra programación importan más que la persona, representación siempre intercambiable. La oscura sencillez con la que Werner Herzog expone esta lógica es casi encantadora. El eslabón que conecta Inteligencia Artificial con Anomalisa.

14 Pienso en el final. La vida trágica de las hormigas, un ensayo que escribí para Letras Libres sobre Charlie Kaufman, aquí.

15 Fireball. Imposible no quebrarse de emoción cuando el realizador regresa a la Antártida y abraza al resto de los aventureros. Werner Herzog, ratificamos, es la aventura del mundo hecha carne. Héroe. Plus: aún pienso en la posibilidad de que una roca con la historia del cosmos pueda aterrizar en la casa de tu perro.

16 Perry Mason. Mi reseña para Letras Libres, aquí.

17 Spree. Una sátira sobre la cultura de los influencers presentada como el livestream de un chofer psicópata hambriento de likes. Divertida, ácida y ultraeficiente, si bien su mordida final debería ser más salvaje. Joe Keery es toda una revelación.

18 The Plot Against America. El estado de negación del padre de familia que aún cree que su mundo no se ha ido al carajo, el colaboracionista que “kosherifica” a Lindbergh, el potente final. Tan pertinente que casi duele verla. David Simon es una de las mentes más lúcidas de Estados Unidos.

19 Host. Divertida reunión espiritista en zoom que capitaliza con talento la coyuntura pandémica. El gag del loop es uno de los lances más inventivos de 2020.

20 Bad Education. Parte retrato del maestro como político corrupto, parte crónica de desintegración moral a la Paul Schrader, esta cinta de Cory Finley es la prueba incontrovertible de que Hugh Jackman es un actor de peso completo. Pura bravura. En HBO.

21 Sincerely, Louis CK. Aunque carente de la densidad existencialista y la unidad conceptual de sus mejores sets, este show de Louis CK conecta varios momentos hilarantes. La primera vez que vi estos chistes en el espectáculo que presentó en México, pensé que por lo menos la mitad estaba más allá del borde e iba a ser imposible incluirlos en un especial. Me equivoqué, afortunadamente.

22 I May Destroy You. Mi reseña para Confabulario, aquí.

23 Curb your Enthusiasm. El magnífico egoísmo de Larry David, ensayo para Letras Libres, aquí.

24 Servant. Jericho, episodio nueve de la serie, es por mucho lo más inteligente que M. Night Shyamalan ha dirigido en toda su carrera. Gran parte del crédito es del complejo y astuto guion de Tony Basgallop, pero vaya, honor a quien honor merece.

25 His House. Comenzar desde cero es imposible, pero también lo es estar atado al pasado sin sacrificar la posibilidad de integrarse y construir un nuevo hogar. El migrante, por ende, debe vivir con sus pecados y fantasmas, quizá porque él mismo es un espectro. Una película de Remi Weekes.

26 Mrs America. Un retrato sobre poder, derechos y emancipación femenina a propósito de la lucha en torno a la ratificación de la Enmienda de Igualdad de Derechos (ERA) en los setenta. La visión reduccionista de la serie (por momentos el asunto parece reducirse a una simplona pugna entre dos bandos) es sorteada con garbo por Cate Blanchett y Rose Byrne, quienes logran inyectarles múltiples matices a sus personajes: la conservadora Phyllis Schlafly y la feminista Gloria Steinen, adversarias con más vasos comunicantes de los que están dispuestas a admitir. 

27 Tripping with Nils Frahm. Filmado en 2018 en el legendario escenario berlinés Funkhaus, este concierto captura al compositor y músico alemán en la plenitud de sus poderes hipnóticos. Energético e inmersivo, Frahm se revela como un performer de amplio rango que lo mismo apela al dance tachoso, el jazz cósmico y al minimal cíclico estilo Philip Glass.  

28 Mano de obra. Dirigida con contención y habilidad para configurar espacios interiores, la ópera prima de David Zonana es una comedia negra disfrazada de drama revanchista sobre la ambición, la desigualdad y los trastornos provocados por el privilegio. Luis Alberti da la nota más alta de su carrera hasta ahora como albañil explotado devenido en justiciero paracaidista obnubilado por el poder.

29 Diego Maradona. El genio y el tramposo, el sentimental y el farsante, el humilde muchacho noble y el narciso cocainómano infumable. La dualidad Diego y Maradona, esencia del alma argentina. No sé si Asif Kapadia encuentra del todo la naturaleza dividida del ídolo, pero emociona al intentarlo.

30 American Dharma. Errol Morris analiza la representación épica de Steve Bannon a través del visionado y discusión de sus cintas favoritas. Bannon es el diablo, claro, ¿pero acaso Lucifer no es el más fascinante y conmovedor de todos los ángeles?

31 Wolfwalkers. Encantador recordatorio en gloriosa 2D de que la animación comercial de vanguardia no se tiene que reducir a la eterna evolución del detalle digital. Una pieza de raigambre celta cuyos múltiples subtextos vibran con una densidad muy diferente a la profundidad estilo algoritmo de Soul u Onward.

32 Tales from the Loop. El pueblo melancólico retrofuturista de esta serie de Amazon Prime es un universo que merece más reconocimiento. No siempre acierta el tono (¿todo tiene que ser tan triste en el Loop?), pero cuando lo hace, la serie alcanza momentos de inusual belleza. Más cercana al Decálogo de Kieslowski que a La dimensión desconocida de Serling.

33 The Fall. Una postal del talento de Jonathan Glazer para crear imágenes y sonidos inquietantes, sobre todo sonidos. El linchamiento en redes sociales presentado como pesadilla de turbas enmascaradas y pozos profundos. A veces es posible ascender de nuevo.

34 Ok, está bien. Todo el asunto se deja ver sin mayor complicación -y el cameo de Juan Heladio en el Chopo, una de las pérdidas más lamentables del año pasado, es particularmente emotivo-, pero la cinta de Gabriela Ivette Sandoval será recordada por su salvaje secuencia inicial: nadie ha filmado una descripción más desternillante y precisa del patetismo cinéfilo que esa.

35 Península. Los zombis de Busan conocen Mad Max beyond Thunderdome en una telenovela delirantemente cursi muy coreana en el discurso “la familia es el hogar”. No es el punto más alto de Yeon Sang-ho, pero un buen palomazo de de imaginación expresiva (ese coliseo de zombis).

36 Possesor. Pese a una primera mitad soporífera, la película conecta imágenes inquietantes capaces de espantar el sueño por varios días (¡esa máscara de carne!). Nadie es dueño de sí mismo.

37 You don´t Nomi. El aspecto notable de You don’t Nomi, el documental sobre esa pieza maldita llamada Showgirls, es cómo una labor crítica inteligente – despojada de la necesidad de complacer a los cuates de la industria, ser semáforo y sin prejuicios- puede revalorar una cinta injustamente vilipendiada. Para eso está la crítica, precisamente, no para aplaudir como focas a los productos rutinarios de siempre.

38 El hombre invisible. Más influenciada por Les Diaboliques (H.G. Clouzot) que por otras cintas sobre el personaje. El temor al fantasma -a lo invisible- como alegoría del dominio asfixiante. Un poco hueca, aunque muy bien ejecutada. La secuela será, imagino, La mujer invisible. Moss como vengadora invisible de abusos con el policía y su hija como team de ayuda. El final es una origin story, básicamente.

39 The Vast of Night. La manera más palmaria de presentar este trabajo de Andrew Patterson es describiéndolo como un episodio de La dimensión desconocida dirigido por Robert Altman (planos secuencia de ángulos forzados, diálogos largos y rápidos de engañosísima banalidad, desorientación espacial). Una promesa a seguir.

40 Richard Jewell. Una vigorosa oda al redneck que enfrenta un sistema que lo encuentra sacrificable. El protagonismo de Jewell luce peligroso, pero palidece frente al del policía y la reportera que sienten que la vida les “debe algo”. Eastwood a los 90.

41 The Beach Bum. Fantasía ultradroga sobre un poeta que vaga por un mundo que parece alinearse de manera cósmica para que sea libre y feliz. Un trabajo intoxicante y sincero de Harmony Korine. Visualmente majestuosa. McConaughey, Snoop y Hill, estupendos. Evasión muy recomendable durante la pandemia.

42 El acusado y el espía. Relato sobre el encarcelamiento de Alfred Dreyfus, un oficial judío francés acusado injustamente de traición en la Francia de finales del siglo XIX. Filmada sin grasa y aspavientos, el regreso de Roman Polanski a la solvencia emotiva. 

43 The Mandalorian. Tantos recursos gastados en las cintas de Star Wars para que llegue esta serie de Disney+ con unos muppets estilo Burbujas y salven la franquicia. Nobleza obliga: Jon Favreau debería cobrar más. Es claro que tiene olfato mercadotécnico y aquí confecciona un producto eficiente y divertido.

44 Vaquero del mediodía. Si bien a veces peca de una solemnidad un tanto exasperante -casi toda la banda que desfila dando testimoniales, créanme, puede ser más divertida que lo que vemos en pantalla-, este documental de Diego Osorno cumple con el objetivo de introducirnos al personaje y obra de Samuel Noyola vía una búsqueda que remite a Cesárea Tinajero y Los detectives salvajes. “Donde me impulsaron al diez, yo sólo alcancé a ver el cero”.

45 World of Tomorrow 3: The Absent Destinations of David Prime. El tercer episodio de la serie animada retoma los viajes por el tiempo de los clones de Emily y David para continuar con los apuntes ácidos y melancólicos de Don Hertzfeldt sobre el amor, la tecnología y la obsesión humana de prolongar la vida. Esta entrega quizá sea la más inventiva.

46 Nomadland. Lo que comienza siendo una interesante exploración de las nuevas tribus de nómadas generadas por la cuarta revolución industrial termina convirtiéndose en un algoritmo tramposo que aglutina ecos de The Straight Story, Lucky e Into the Wild. La ternura que emana del rostro de Frances McDormand, sin embargo, se mantiene ajena a la explotación sentimental. Un triunfo actoral muy por arriba de la cinta que le da origen.

47 Harley Quinn (segunda temporada). Un desmadre burlón perfecto para anestesiarse del drama provocado por el virus. Una serie animada “para adultos” que consigue que consigue para DC la desacralización anárquica que un producto como Deadpool debería concretar para el Marvel. Prueba de que el mayor talento de The Big Bang Theory era Kaley Cuoco. Una delicia pop.

48 Freaky. Si bien no va a los lugares perversos a los que debería ir -recomiendo revisar el hilarante cierre del especial más reciente de Louis C.K.-, pero Freaky es un rato muy disfrutable gracias el despliegue histriónico de Vince Vaughn y la prometedora Kathryn Newton.

49 The Hunt. Aunque el asunto resulta menos salvaje de lo que cree ser, este palomazo consigue trazar una acertada burla hacia la histeria y pedantería woke, lo cual, de manera nada sorprendente, le ganó varios enemigos que intentaron cancelarlo. Betty Gilpin lleva bien el protagónico. Más principales para ella, por favor.

50 Retrato de una mujer en llamas. Todos los años hay una obra aclamada por el público y la crítica que a uno lo deja frío. Nunca sentí la química entre las protagonistas a la que aluden el grueso de los colegas en las reseñas de esta cinta de Céline Sciamma, lo que sí encontré irreprochable -y creo es razón suficiente para incluirla en este ejercicio- es la fotografía de Claire Mathon, sin duda uno de los trabajos digitales más cuidados de años recientes. Retrato de una mujer en llamas será citada por siempre en la cuenta de @OnePerfectShot, lástima que derive en algo tan anodino como la leche deslactosada.

abril 17, 2020

Absolute Mad Men

por Mauricio González Lara

madmen_h

Todo lo que he escrito sobre Mad Men (ensayo, recaps y entrevista con Matthew Weiner).

Enjoy!

Quinta temporada

Mad Men: presente continuo. Notas sobre la quinta temporada

https://perdidoenelsiglo.com/2012/11/30/mad-men-presente-continuo-notas-sobre-la-quinta-temporada/

Sexta temporada

The Doorway

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-doorway

The Collaborators y To Have and to Hold

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-collaborators-y-to-have-and-to-hold

The Flood

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-flood

For Immediate release

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-for-immediate-release

Man With a Plan

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-man-plan

The Crash

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-crash

The Better Half

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-better-half

A Tale of Two Cities

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-tale-of-two-cities

Favors

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-favors

The Quality of Mercy e In Care Of

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-quality-of-mercy-e-care-of

Séptima temporada

Time Zones y A Day’s Work

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-time-zones-y-days-work

Field Trip

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-field-trip

The Monolith

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-monolith

The Runaway´s

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-runaways

The Strategy y Waterloo

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-strategy-y-waterloo

Severance y New Business

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-severance-y-new-business

The Forecast

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-forecast

Time and Life

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-time-and-life

Lost Horizon

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-lost-horizon

The Milk and Honey Route

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-milk-and-honey-route

Person to Person

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/cinetv/marca-personal-mad-men-person-to-person

weiner

Epílogo: Entrevista con Matthew Weiner

https://www.letraslibres.com/mexico-espana/entrevista-matthew-weiner

enero 11, 2020

Las 50 estaciones de 2019

por Mauricio González Lara

Mis trabajos audiovisuales favoritos de 2019. Como en años pasados, me abstuve de elaborar clasificaciones diferentes entre series, películas, streaming, VOD y estrenos en salas cinematográficas. ¡Todo es cinéma, carajo! Un recorrido por 50 estaciones.

dragged-critica-890x395_c

1 Dragged across concrete. La tercera cinta de S. Craigh Zahler es un relato coral de pobres diablos que luchan contra una circunstancia agobiante, un noir megahardboiled de devastadora crueldad y un despliegue estético de milagrosa economía. Mel Gibson luce hermoso y crepuscular. Áspera, brutal, brillante. La Heat de Zahler.

2 Parásitos. En esta obra de Bong Joon-Ho la mal llamada meritocracia no es otra cosa más que una absurda cadena de recomendaciones que fomenta el fraude depredador. En un mundo justo, la familia parásita -todos hábiles e inteligentísimos- merecerían esa casa ideal, y no habitar el subsuelo como cucarachas que apestan a trapo húmedo. Una postal del malestar de 2019. ¡Échenle ganas! O mejor no.

3 The Irishman. Más que un greatest hits de tropos gangsteriles scorsesianos, The Irishman es un triángulo similar a La edad de la inocencia, donde un hombre sacrifica el amor que siente por una persona (Pfeiffer) para serle leal a otra que representa un sistema cruel que no duda en masacrar su alma (Ryder). La doble función no es con Goodfellas o Casino. 

La hora de Rodrigo Prieto. Una entrevista que sostuve con el fotógrafo mexicano donde discute, entre otras cosas, la estética de The Irishman.

Border A

4 Criaturas fronterizas. Más allá de ser un bello -aunque nada ingenuo- romance fantástico que también funciona como thriller sobre el terror a la otredad y la miseria humana, este filme de Ali Abassi posee una de las secuencias sexuales más feroces del cine reciente. Hasta se antoja ser troll.

5 Chernobyl. El átomo y la posverdad,  mi ensayo para Letras Libres, “aquí

6 Fleabag (2a temporada). Entre la culpa y la cuarta pared, ensayo para Letras Libres, “aquí

7 The souvenir. Nos encontramos frente a un relato sobre el viaje interno que una joven artista realiza para encontrar una voz creativa. Verla solo como una historia de amor burgués con una persona tóxica/intoxicada es de plano perder el punto. El impresionismo sobrio de Joanna Hogg seduce e intriga. La toma donde la protagonista mira directamente a la cámara, casi al final de la cinta, es una de las imágenes más memorables de la década.

8 Había una vez en Hollywood. Repleta de polémicas ideas meta-alucinantes (Tyler Durden vs. la villa diabólica de hippies y el editorial sobre la cancelación disfrazado de diálogo de odio generacional sesentero), Había una vez en Hollywood es una experiencia emotiva y fantasmagórica. Los finales felices, lo sabemos, sólo suceden en el cine, en ese lugar a punto de desaparecer llamado Hollywood. ¡Bravo, Quentin!

9 Las niñas bien. Algo ominoso y perturbador se esconde detrás de la dulce evasión de las princesas en Las niñas bien, de Alejandra Márquez Abella. Crisis y mariposas negras. El desplome es casi narcótico. Rara vez se explora esta clase de atmósfera en el cine mexicano. Un triunfo.

10 Cold War. La deriva y la crisis de identidad se extravían en un vértigo que abarca varios países y décadas en esta cinta cuyo universo es capaz de abarcar a Wajda, el jazz, el paseo en bote estilo Charade y el romance condenado al fracaso en apenas 90 minutos. Gloriosa contundencia de Pawel Pawlikowski.

11 Succession (2ª temporada). Matar al padre, ensayo para Letras Libres, “aquí”.

totdy3

12 Too old to die Young. Streaming sin complejos, ensayo para Letras Libres, “aquí

13 Mi nombre es Dolemite.  El regreso de Eddie Murphy, ensayo para Letras libres, “aquí

14 Ford vs. Ferrari. Efectivo divertimento dirigido con brío estético por James Mangold. La avasalladora maquinaria industrial se impone sobre todos y cualquier cosa, casi siempre gracias a la cooptación de la innovación personal. Matt Damon, cada vez más sólido.

15 Largo viaje hacia la noche. Acompañado de los fantasmas que deambulan por las ruinas de su mente, el protagonista de este filme deBi Gan habita un hechizo de tiempo a punto de desaparecer. La alquimia onírica en 3D de los últimos 50 minutos estremece y purifica. Eternidad y evanescencia. Una bengala.

16 Atlantique. Sin un mínimo de justicia que permita la viabilidad de un futuro mejor no habrá descanso para los fantasmas atormentados por la explotación y el engaño en este bello debut de Mati Diop. El hipnótico score es de Fatima Al Qadiri.

17 Mindhunter (2ª temporada). Adiós al hogar soñado, ensayo para Letras Libres, “aquí”.

18 Transit. Christian Pretzold aborda de nuevo su obsesión recurrente: la reconfiguración de la identidad existencial y amorosa ante la guerra que trastoca el tiempo y el espacio. Espectros en el camino hacia ninguna parte.

19 La mula. La estructura narrativa de entregas on the road sobre la que fluye alegre el frágil Clint Eastwood con sus kilotes de cocaína luce sencilla y fácil. No lo es. La mula es la destilación humilde de décadas de oficio narrativo; la firma de un maestro en paz frente al final. Icono.

20 La favorita. De todo el bestiario de Yorgos Lanthimos, esta película es la entrada más divertida, (aunque no la más potente). El prodigioso timing con la que el trío actoral se tira cubetas de mala leche le inyecta una agilidad inusual a la edición seca del realizador. Una gozada.

21 Un asunto de familia. Los retratos de familia de Hirokazu Koreeda transpiran calidez y buenos sentimientos al tiempo que desgastan y cuestionan. Todo, eso sí, siempre termina en lágrimas. Este no es la excepción. Ni modo: no hay otra forma de sanar y seguir adelante.

22 John Wick 3. Como muchos, esperaba una babosada industrial cuando fui a ver la primera John Wick en 2014. Como ratifica esta tercera entrega, este mundo terminó siendo una de las experiencias estéticas más satisfactorias de la década.

23 Us. Mi comentario en audio, “aquí”.

24 Midsommar. Intoxicado, a la hora de las netas, un amigo dudoso del novio del personaje interpretado por Florence Pugh afirma:  “ustedes son mi verdadera familia”. Para Aster, claro, toda familia es maligna e inevitable, el infierno. El prólogo es el primo del inicio de Anticristo, de Lars von Trier: la intensidad volada, el descuido de la familia, la nieve, el tono de reprimenda moral. Vaya pesadilla.

Ghosts_of_Sugar-Land_Still_WEB_01

25 Ghosts of Sugar Land. ¿Quién traicionó a quién:  la banda de cuates musulmanes que no supieron entender la alienación del amigo afroamericano, o el negro musulmán que se radicaliza y desconoce al país que lo procreó, esa tierra de símbolos y máscaras pop ajena y distante de su corazón y mente?

26 Under the Silver Lake. Un noir angelino pacheco reimaginado como zine alucinógeno de Charles Burns. Una cinta hecha con libertad, quizá con demasiada libertad. Digna nieta de The Long Goodbye, de Robert Altman. 

27 Boda sangrienta. Esta pieza de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett es una divertida comedia de horror sobre la tradición del privilegio depredador del uno por ciento. Me recordó a Society, de Brian Yuzna. No alcanza ese nivel de locura, pero los últimos minutos son delirantes.

28 Ad Astra. El argumento está lleno de hoyos y la semejanza de la primera mitad con Apocalipsis ahora (voz en off y animal salvaje incluidos) sea quizá excesiva. No importa: esta ambiciosa aventura de James Gray es majestuosa y emocionante. “Todo lo que tenemos somos nosotros”.

29 American Factory. Documental sobre la instalación de una planta de Fuyao -fabricante chino de vidrio para coches- en Ohio. El choque entre la cultura china de sacrificio grupal y la lucha de la clase trabajadora de EU por preservar derechos históricos es fascinante. Distribuida por Higher Ground, un esfuerzo de los Obama para apoyar proyectos de storytelling que ayuden a entender cómo vive el otro la globalización a un nivel íntimo. Romper la burbuja, conectar con los demás. Creo que lo logran.

Theranos-HBO-documentary-1

30 The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley. Mi comentario en audio, “aquí”.

31 Crawl. Si bien se habría beneficiado de varios litros más de sangre -y carece del desparpajo suficiente para ser un genuino placer serie b-, Crawl entretiene gracias a una bola de imponentes cocodrilos asesinos y la dirección elegante de Alexandre Aja. Un palomazo sin grasa.

32 La camarista. Algunos comparan esta cinta de Lila Avilés con Roma. ¿En serio? En realidad, forma parte de una trilogía involuntaria junto a Workers y Tiempo compartido. El individuo contra un esquema laboral cruel y agobiante que amenaza con hundirlo en la alienación y aplastar su libertad.

33 Leaving Neverland. Las varias muertes de Michael Jackson, ensayo para ContraRéplica, “aquí”.

34 Nunca llegarán a viejos. El trabajo de reconstrucción es impresionante: la vivacidad de los rostros en 3D de los soldados del ayer es, en sí misma, una instalación que merece ser vista varias veces, y no forzosamente en una sala.

35 El ángel. Mi comentario en audio “aquí

36 Rolling Thunder Revue. Mi comentario en audio, “aquí

37 Suspiria. Aquelarres y magia negra, texto para Eje Central, “aquí”.

38 Generation Wealth. Generación riqueza, texto para Eje Central, “aquí

eighth-grade-movie-review1

39 Eight Grade. Mi comentario en audio, “aquí

40 The crown (3a temporada). Esta temporada de The Crown brilla por la densidad y maestría en la ejecución (véase la sorprendente gravitas de Moondust, por ejemplo). Merece más amor, de hecho.

41 Watchmen. Llena de ideas alucinantes: la reflexión intertextual sobre cómo el entretenimiento nos ha hipnotizado para reforzar odios raciales desde El nacimiento de una nación, las pastillas de nostalgia, la hija que en realidad es la madre y un largo etcétera. Plus: Jeremy Irons como Adrian Veidt, “Ozymandias”. No hubo mejor casting este año. Inspiradísima elección

42 Perdí mi cuerpo. El relato más conmovedor de desmembramiento y/o segmentación corporal y espiritual desde El vizconde demediado, de Italo Calvino. La sorpresa animada de 2019.

43 Clímax. Mi comentario en audio, “aquí”.

44 Dolor y gloria. Mucho dolor, poca gloria y menos humor. Con todo, disfrutable. Lo mejor: la siempre compñlicada relación con la madre. Propuesta a El Deseo: hagan la serie El ropero de Almodóvar. En cada capítulo, Almodóvar (Banderas), cuenta una historia de su pasado, detonada por el recuerdo que le trae un objeto de su pasado. ¡Hit!La última toma, eso sí, es la firma de un maestro que aún tiene mucho que dar.

45 The Deuce (3a temporada). El fin del viejo porno, el nacimiento del nuevo, la alegoría con la muerte del cinéma, el Sida, la ciudad repleta de cadáveres vivientes, la incapacidad de abandonar viejos vicios, y el amor, el amor pese a todo. Cruel, sentimental, cursi e innegablemente poderosa,  la temporada final de The Deuce te deja desolado y en lágrimas. Los brazos del tiempo.

46 El libro de imágenes. Conformada por astringentes sampleos cinematográficos, El libro de imágenes es un desplante filosófico exasperante que deviene en un bello lamento sobre nuestra estupidez y violencia. Redundancias, rimas. El cine es palabra y la palabra, imagen. Ese es nuestro lenguaje.

47 The Morning Show. Una telenovela que asume con solvencia el reto de abordar la discriminación sexual en el trabajo en la era del Me Too. Lejana del pensamiento binario que caracteriza el debate. El cierre de temporada, admito, es una reverenda mierda.

48 Hustlers. Si bien una visión menos condescendiente y con algo de mala leche habría redundado en una cinta infinitamente más interesante, Lorene Scarafaria dirige con brío e inventiva. Y sí: JLo superstar. Ella debió haber sido la líder de Ocean´s 8, y no Sandrita Bullock.

49 Guasón. Que si el Scorsese Universe setentero, que si Network, que si Friedkin, y sí, CLARAMENTE mama de todo eso, pero el Joker de Phoenix y Phillips también le toma prestado a Gloria Swanson y Sunset Boulevard. Uno wanna be y otra has been, pero ambos divas en busca del closeup. Un trabajo astuto, sin duda.

50 Toy Story 4. La película despliega un juego referencial que la emparenta temáticamente con Frankenstein, La novia de Frankenstein, Blade Runner y AI (Gabby es casi un remix del niño juguete de Spielberg). Todos, al final, somos basura; desechos del amor y su capricho. La realidad vs. lo real. Inteligente, aunque de menor resonancia que las anteriores.

Bonus tracks:

La restauración: Amazing Grace. Este concierto gospel restaurado de Aretha Franklin filmado por Sidney Pollack, trasciende lo religioso. Hasta Satanás se hincaría fente a la emotividad de Aretha y el reverendo James Cleveland. Esencial para entender la música del siglo pasado.

old

La despedida: The Old Man and the Gun. Dirigida sin aspavientos y con reverencial ternura por David Lowery, The old man and the Gun cierra la cortina actoral de Robert Redford, zorro elegante cuya grandeza mítica nunca pasó por la violencia asesina, aunque sí por la soledad y la melancolía. Una brisa de verano.

Lo inefable: High life. Demencia, paroxismo, sexo, fluidos, deriva. High Life es una narcótica pesadilla carcelaria en el espacio que deviene en luminoso despliegue de esperanza paternal. Otra demostración de potencia de Claire Denis en formidable despliegue de sus obsesiones autorales. Aún no termino de digerirla.